DESCUBRE LA DIETA MEDITERRÁNEA Y SUS BENEFICIOS

DESCUBRE LA DIETA MEDITERRÁNEA Y SUS BENEFICIOS

La dieta mediterránea es mundialmente conocida, siendo además una de las dietas más recomendadas por los expertos en alimentación para llevar una vida saludable y llena de vitalidad. Pero, ¿realmente sabemos que es la dieta mediterránea y cuales son sus beneficios?

Desde Nutrición Isabel Aguirre te vamos a enseñar en qué consiste esta dieta y cuales son los principales beneficios de ponerla en práctica en tu día a día. 

ORIGEN DE LA DIETA MEDITERRÁNEA

Primeramente, debemos establecer el origen de esta dieta. Los historiadores lo sitúan en la cuenca del Mediterráneo considerada el lugar de origen de la civilización. El mar mediterráneo fue el lugar por donde los alimentos procedentes de diferentes culturas y civilizaciones se interrelacionaban. Era además la única manera de poder tener acceso a determinados productos y poder consumirlos. 

Los primeros alimentos que se empezaron a cultivar fueron los cereales y las legumbres. Luego los griegos y romanos cultivaron tres elementos básicos de esta dieta que son los olivos, para la producción de aceite y aceitunas; el trigo para hacer pan y las uvas para la elaboración del vino. Luego estos tres alimentos comenzaron a exportarse por el mediterráneo.

Además de estos tres productos esenciales, estos pueblos incluyeron en su alimentación verduras como lechugas, cebollas, espárragos; frutas como los higos, las manzanas o los albaricoques; frutos secos, quesos, poca carne y mucho pescado y marisco. 

La influencia de los árabes también tuvo su impacto en la dieta mediterránea. Los musulmanes dieron un impulso en la agricultura introduciendo vegetales como caña de azúcar, arroz, cítricos, espinacas, granadas… Estos productos, al igual que había ocurrido al principio, acabaron exportándose a través de la cuenca del mediterráneo. 

Posteriormente, con el descubrimiento de América, se introdujeron otros alimentos muy importantes como las patatas, tomates, pimientos…

Podemos decir pues, que el origen y resultado de la dieta mediterránea es resultado del intercambio de alimentos provenientes desde distintos pueblos de Asia, Europa, América… 

¿QUÉ ES LA DIETA MEDITERRÁNEA?

Como hemos establecido en el apartado anterior, la dieta mediterránea es resultado de las influencias alimenticias de varios países, aunque mucha gente cree que solo se centran en aquellos procedentes únicamente del mediterráneo.

Entre los alimentos principales de esta dieta, podemos decir que se encuentran principalmente las verduras y frutas, el consumo de cereales y legumbres, pescado y carnes blancas y un consumo moderado de carnes rojas. En definitiva, la dieta mediterránea es lo que ha dado origen a nuestra “pirámide alimenticia” y es donde se basan la mayoría de las dietas para mejorar nuestra salud y nuestro aspecto físico. Pero junto a esta dieta hay que incorporar el ejercicio, si no no conseguiremos cambios y una mejora en nuestra calidad de vida.

Se hace especia hincapié dentro de esta dieta al consumo de aceite de oliva que aporta numerosos beneficios entre los que destacan que ayuda a disminuir el riesgo de padecer obstrucciones en las arterias y además su alto contenido en vitamina E. 

La dieta mediterránea es reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las dietas a nuestro alcance más saludable y sostenible con el medio ambiente. Incluso la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura, la consideran como un activo cultural intocable. 

BENEFICIOS DE LA DIETA MEDITERRÁNEA

A continuación, os vamos a contar algunos de los beneficios principales de esta dieta para que te acabes enamorando aún más de ella. 

  1. Al ser una dieta rica en antioxidantes por la cantidad de vitaminas que poseen los alimentos por la que está formada, ayuda a evitar un envejecimiento anticipado de tus células. De esta forma, nos permite reducir el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas o un deterioro cognitivo.
  2. Ayuda al correcto funcionamiento de diversos órganos vitales y muy necesarios como son el riñón y obviamente el corazón. 
  3. Como está formada por alimentos reales que no son resultado de ninguna manipulación industrial o procesado, reduce nuestro consumo de conservantes, aditivos o añadidos, que sí llevan los productos ultraprocesados.
  4. Consumir aceite de oliva y grasas omega 3 como las que se encuentran en el pescado y el marisco, ayudan a eliminar residuos y toxinas que se acumulan en nuestro cuerpo ayudando, además, a prevenir que puedan aparecer enfermedades como el cáncer de mama o el de colon.
  5. Como es una dieta rica en hidratos de carbono complejos, resulta esencial para prevenir enfermedades como la diabetes, ya que regula los niveles de glucosa de nuestro organismo.
  6. Al incluir alimentos ricos en nutrientes y vitaminas, sobre todo vegetales y frutas, dejando un poco apartados las carnes rojas y los dulces, es una excelente dieta para prevenir la obesidad o enfermedades cardiovasculares reduciendo los niveles de triglicéridos en sangre.

De este mismo modo podemos decir que ayuda a controlar el peso incrementando la sensación de bienestar físico, ya que la variedad de alimentos que incluye de bajo aporte calórico unido al deporte regular es lo que va a contribuir a que nos encontremos en plena forma y nuestra salud mejore.

  1. Ayuda a prevenir enfermedades como la esclerosis múltiple además de reducir el colesterol malo y aumentar el bueno.
  2. Por último, podríamos decir que llevar a cabo esta dieta puede ayudarnos a mejorar nuestra esperanza de vida, tal y como se ha comprobado en comparación con otros países que llevan a cabo una dieta diferente a la nuestra.

CÓMO LLEVAR A CABO UNA DIETA MEDITERRÁNEA

Desde Nutrición Isabel Aguirre te vamos a contar algunas las de las claves esenciales a poner en práctica para llevar a cabo una buena dieta mediterránea.

  • Aceite de oliva como principal grasa

Ya hemos comentado sus grandes propiedades para nuestra salud, por ello es esencial que esté dentro de nuestra dieta diaria no solo para sabor y aroma, sino porque puede ayudarnos a evitar varias enfermedades

  • Ingerir abundantes alimentos vegetales

Hablamos de las verduras, frutas y hortalizas, además de frutos secos y legumbres. Es por esta razón por la que se sitúan en la base de nuestra pirámide. Son alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales, además de grandes cantidades de agua. 

  • Cereales

Ricos en carbohidratos, incorporar diariamente un consumo de cereales, pasta o arroz nos va a dar la energía necesaria para poder desarrollar las diferentes funciones de nuestro organismo y mantenernos activos durante todo el día 

  • Optar por alimentos frescos y de temporada y procesados buenos

Debemos aprovechar aquellos productos que podemos adquirir y consumir de forma fresca y que son de temporada. Esto hará que podamos absorber mejor sus nutrientes. En cuanto a los procesados buenos, también forma parte de nuestra dieta, pero no hay que abusar de ellos. En este sentido es esencial tener claro cuales son procesados buenos y cuales ultraprocesados. Tenemos que huir de estos últimos porque son dañinos para nuestra salud.

  • Incorporar diariamente productos lácteos

Principalmente quesos y yogures. Son grandes fuentes de proteínas, minerales y vitaminas. Los productos lácteos como los yogures contienen microorganismos que nos ayudan a equilibrar nuestra microflora intestinal.

  • Consumir carne roja con moderación

Por esta razón de sitúa en la parte alta de nuestra pirámide alimenticia. Un consumo excesivo de estas grasas animales no es recomendable para nuestra salud. Deberíamos apostar principalmente por carnes magras y luego combinarlas con verduras y cereales.

  • Comer abundante pescado

A diferencia de las carnes el pescado, especialmente el azul, tienen numerosas propiedades que actúan como protección frente a enfermedades cardiovasculares. Para aquellos que no son fan del pescado, la opción de los huevos es la mejor alternativa. Es un alimento que también contiene muchas proteínas vitaminas y minerales. 

  • El agua como la principal bebida

En post anteriores hablamos de la importancia de beber agua todos los días y es que los beneficios que nos aporta son increíbles para nuestra salud. Por ello su consumo junto con esta dieta mediterránea son claves para tener una vida mucho más saludable. 

A dieta mediterránea incluye una especial mención al vino, que al igual que los romanos y griegos, lo consideran un elemento básico de nuestra dieta mediterránea. Los expertos afirman que, su consumo moderado, puede tener efectos beneficiosos siempre y cuando se siga una dieta equilibrada.

  • Realizar deporte todos los días

Al igual que la alimentación, llevar a cabo una buena y regular rutina de deporte hará que todos estos cambios introducidos en nuestra alimentación tengan un resultado visible, además que la combinación de ambos es esencial para mejorar nuestra calidad y esperanza de vida. 

En Nutrición Isabel Aguirre apostamos por alimentos basados en una dieta 100% mediterránea y así lo reflejamos en nuestro restaurante y nuestros sabrosos platos. Buscamos los mejores alimentos de temporada y de calidad, además de que fomentamos el consumo de productos procedentes de nuestra zona, por lo que ayudamos al crecimiento económico y a la sostenibilidad del planeta. 

A través de nuestros platos buscamos fomentar un estilo de vida saludable y lleno de beneficios, por ello optamos por esta dieta mediterránea para la elaboración de nuestros platos dándoles siempre el mejor servicio a nuestros clientes.

¡Ven a Nutrición Isabel Aguirre y disfruta de lo mejor de la dieta mediterránea!

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook